Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/37/d445092387/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2854

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/37/d445092387/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2858

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/37/d445092387/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/output.class.php on line 3708

Warning: session_start(): Cannot start session when headers already sent in /homepages/37/d445092387/htdocs/wp-content/plugins/booked/booked.php on line 372
Estudio de Alta Sensibilidad en niños de Altas Capacidades – Centro Ayalga

Estudio de Alta Sensibilidad en niños de Altas Capacidades

Estudio de Alta Sensibilidad en niños de Altas Capacidades

La Alta Sensibilidad es un rasgo que posee en torno a un 20% de la población. Es decir, hablamos de 2 de cada diez personas escogidas al azar. Se trata de una facilidad para recibir información del exterior, es decir, las personas altamente sensibles (PAS), niños y adultos, son capaces de darse cuenta de detalles de alrededor que otras muchas personas no perciben. Según Elaine Aron, la primera investigadora que desarrolló trabajos sobre la Alta Sensibilidad, este rasgo se caracteriza por cuatro factores:

1. Profundidad de procesamiento, caracterizado por una capacidad superior para reflexionar y razonar la información que recibimos. Hablaríamos de la persona que piensa mucho acerca de tomar una decisión antes de pasar a la acción.

2. Reactividad emocional y empatía, lo que hace que se reaccione de una manera emocionalmente intensa ante los diferentes eventos de nuestra vida, tanto positivos como negativos. El niño que llora porque se han metido con su mejor amigo.

3. Sobreestimulación, en la medida que la facilidad para percibir y procesar muchos estímulos de alrededor genera una especie de sobrecarga (el caso del niño que se sobresalta con los ruidos fuertes, o la persona que escapa de los lugres muy concurridos).

4. Sensibilidad de las sutilezas, que es la capacidad de apreciar pequeños detalles del ambiente que pasan desapercibidos para otras personas, como ligeros olores, detalles visuales, entender el estado de ánimo de una persona que lo está tratando de ocultar, etc.

Ante todo, la Alta Sensibilidad no es un trastorno psicológico, ni un fallo del sistema nervioso que evita que se adecúe bien la información recibida. Es un rasgo, forma parte de la persona, y lo hará durante toda su vida. Entraña aspectos positivos y también negativos, sin embargo, suelen ser estos segundos los que más suele tener en cuenta la persona de Alta Sensibilidad. Por ello, el acompañamiento psicológico es necesario para aprender a conocer este rasgo, apreciar las oportunidades que supone y ofrece, y dotar a la persona de herramientas para superar los retos que se puede encontrar en cada uno de estos cuatro niveles que componen el rasgo.

Los niños de Alta Sensibilidad captan mejor la información del medio

¿Se relaciona la Alta Sensibilidad con las Altas Capacidades?

Altas Capacidades y Alta Sensibilidad no significan lo mismo, ni van siempre de la mano. La proporción de los primeros en la población es del 2%, y de los segundos del 20%, aproximadamente. Por tanto, no todas las personas de Alta Sensibilidad son de Altas Capacidades, y muy importante, no todos los niños y adultos de Altas Capacidades tienen que ser altamente sensibles. Se puede confundir la mayor capacidad de procesamiento, así como la sensibilidad a las sutilezas con una mayor inteligencia, pero no son el mismo aspecto.

Aun así, en Centro Ayalga nos encontramos con muchos casos de Alta Sensibilidad cuando elaboramos un diagnóstico de Altas Capacidades. Esto nos ha motivado para llevar a cabo un estudio donde conozcamos de manera más concreta cómo se da ese perfil de niños altamente sensibles en los casos de Alta Capacidad.

Método

Muestra y procedimiento

La muestra está compuesta de XX niños (51 niños y 27 niñas) de Altas Capacidades de Asturias y Cantabria. Las edades están comprendidas entre los 3 y los 14 años (media de 7.68; DT=2.419). La forma de responder ha sido por medio de las familias, administrando a los padreso cuidadores de los niños dos cuestionarios, uno el Test de Alta Sensibilidad de Elaine Aron, y el OEQ-II (Cuestionario de Sobre-excitabilidades para niños Superdotados).

Materiales

Cuestionario de Alta Sensibilidad de Elaine Aron

El cuestionario de Alta Sensibilidad de Elaine Aron mide diferentes indicadores de la alta sensibilidad en un total de 23 ítems con formato de respuesta dicotómico (Verdadero o Falso). El test para niños está diseñado para ser respondido por los padres o adultos a cargo del niño, según su percepción del mismo.

Cuestionario OEQ-II

El cuestionario OEQ-II, Over Excitabilities Questionnaire (Falk, Miller, Silverman y Piechowski, 1999), traducido al castellano y validado para la población española por Pardo (2002), mide los cinco tipos de sobre-excitabilidades psíquicas de las personas de Altas Capacidades, siguiendo la teoría de Dabrowski (1967). Estas serían cinco: intelectual, psicomotora, emocional, sensitiva e imaginativa. La escala está formada por 50 ítems con formato de respuesta tipo Likert de 5 puntos. Es decir, a cada una de las 50 preguntas planteadas, la persona puede responder desde 0 (No) hasta 4 (Mucho). Para este estudio, se ha escogido la subescala de sobre-excitabilidades emocionales, que engloba 10 preguntas.

Resultados

En la prueba de Elaine Aron se obtuvo una puntuación media de 17.65, con una desviación típica de 2.95. Según la autora, obtener una puntuación de 13, es decir, contestar 13 preguntas con la opción “Verdadero”, indica que hay muchas probabilidades de que el niño o niña sea de Alta Sensibilidad. En la muestra, tan solo 4 respuestas son de menos de 13 puntos. La moda, al igual que la media, se sitúa en 17.

En cuanto a la prueba OEQ-II, cada ítem puntúa entre 0 y 4. Obteniendo la suma de todos los ítems para cada sujeto, el mínimo obtenido es de 18 y el máximo 36, con una media de 27.94 y una desviación típica de 4.76.

Con respecto a las diferencias entre niños y niñas, aunque las puntuación media para cada grupo es muy similar para ambas escalas, se considera que las diferencias en cada una son estadísticamente significativas (t= -2.275; p< .05 para OEQ-II y t= -2.170; p< .05 para Test de Elaine Aron). La prueba t tiene en cuenta tanto el valor de la media como la varianza intragrupo de cada sexo.

Conclusiones

Con los resultados obtenidos en las diferentes pruebas, se concluye que los niños y niñas de Altas Capacidades puntúan, por lo general, alto en las dos escalas que miden Alta Sensibilidad.

Tal y como indica Elaine Aron con respecto a su test, con 13 o más preguntas respondidas como Verdadero, estamos ante una alta probabilidad de que el niño o niña sea de Alta Sensibilidad (Aron, 2002). Sin embargo, no hay ninguna prueba psicológica que detecte este rasgo de manera precisa, pues a veces ocurre que puntúan alto en pocos ítems, pero la situación descrita en ellos se de una manera muy intensa, y en ese caso también se debería valorar la posibilidad de que la persona sea de Alta Sensibilidad. Lo mismo pasa con la prueba para adultos, creado por la misma autora.

Como decíamos al inicio, Alta Capacidad y Alta Sensibilidad no van necesariamente de la mano. Los perfiles de Alta Capacidad son muy diversos, y cada niño, adolescente o adulto son distintos. Sin embargo, sí que se observa una presencia de elevada magnitud de la Alta Sensibilidad entre los niños y niñas de Altas Capacidades. En la muestra estudiada, tan solo un 5% no puntuó 13 en las preguntas del test de Elaine Aron.

Con respecto a las diferencias entre niños y niñas, las investigaciones de Aron concluyen que este rasgo está presente en la misma proporción entre niños y niñas. Sin embargo, ¿se da de la misma manera en ambos sexos? En este estudio se observa una puntuación media significativamente más alta en niñas, si atendemos a criterios estadísticos. ¿Quiere decir esto que las niñas son de manera innata y natural más sensibles que los niños? En realidad, no se encontraría la respuesta en términos biológicos, sino que habría que acudir a una causa cultural, bastante más consistente con los resultados. En la socialización de las niñas, estas aprenden mejor a aceptar y expresar sus emociones, tanto por observación de otras mujeres, lo que se conoce como aprendizaje vicario, como por lo que se refuerza este tipo de conductas. Sin embargo, los niños aprenden que sus emociones deben ser, en cierta manera, reprimidas y no compartidas. De ahí se observan mayores niveles de Inteligencia Emocional en mujeres (Sánchez Núñez et al., 2008) y un mayor uso de estrategias de afrontamiento centradas en la emoción, como es la expresión emocional o el uso de apoyo social, por parte de las mujeres (Matud, 2004). De esta manera, también las niñas pueden mostrar una mayor consciencia de la experimentación de sus emociones. Pero todo eso no quiere decir que los niños no las sientan, sino que este panorama de socialización puede dificultar su percepción de las mismas.

¿Tu hijo se agobia en lugares llenos de personas?

En cuanto a los ítems que más veces han sido respondidos con la opción Verdadero en el test de Elaine Aron, vemos que se encuentran aquellos rasgos más propios de niños de Altas Capacidades, como el hacer muchas preguntas, que estas sean profundas o el uso de un vocabulario elevado para su edad.

En cuanto al OEQ-II, encontramos niños y niñas que se preocupan en profundidad por las diferentes situaciones a las que se enfrentan en su vida. Los ítems con mayor frecuencia de respuestas máximas responden también a una vivencia muy intensa de las emociones, llegando a provocar expresiones externas de las mismas, como el llanto.

Pero, como expresa la doctora Aron en sus publicaciones, así como se observa en la práctica clínica con niños y adultos de Alta Sensibilidad, este rasgo debe ser correctamente identificado y gestionado. Es decir, el ambiente en el que nos desenvolvemos a diario no es muy favorable para las personas altamente sensibles. Un ejemplo claro es cuando se trata de niños que se sienten muy abrumados en presencia de grandes grupos de personas o con un alto nivel de ruido alrededor, como expponíamos en la definición de sobreestimulación. Esto les supone malestar en ciertas situaciones concretas, por ejemplo, en casa no les ocurrirá, pero en la escuela tienen que pasar varias horas seguidas en aulas con otros veinte niños que generalmente causan cierto alboroto. Otro ejemplo, y volviendo al tema de los varones, llorar en público siendo un niño nos conllevará, en muchas ocasiones, burlas por parte de los compañeros. ¿Son estos dos posibles aspectos de la sensibilidad negativos por sí mismos? No. ¿Generan alteraciones en la vida de los niños? Muchas veces, sí.

Por otro lado, la preocupación intensa por las vivencias que experimentan ellos mismos o las personas de su alrededor, les genera un malestar considerable. Es por eso que se recomienda contar con ayuda psicológica profesional para ayudar al niño o niña, y también en los adultos, a conocer su rasgo y ayudarle a valorarlo y enseñarle a gestionar las situaciones de conflicto interno y externo que puedan estar generando sufrimiento en la persona. Así mismo, la identificación de un niño o niña como persona altamente sensible supone, en muchos casos, una ayuda indirecta a la familia, donde se suele descubrir que padre, madre, abuelos o hermanos también son de Alta Sensibilidad.

Podéis leer el estudio completo en este enlace.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies